Solicitan al Ejecutivo colocar la leyenda “se prohíbe su venta, distribución gratuita” a los productos destinados a personas carenciadas en el marco de la Pandemia Covid-19.

POLITICA 02 de julio de 2020 Por redaccion
El parlamento chaqueño aprobó la Resolución Nº 199 a partir de un proyecto presentado por la diputada Claudia Panzardi, por la cual que solicita al poder ejecutivo y por su intermedio al Ministerio de Desarrollo Social, colocar la leyenda “se prohíbe su venta, distribución gratuita”, en todos los productos que se encuentren destinados a su entrega a las personas carenciadas, en el marco de la asistencia brindada por el estado provincial tras el advenimiento de la pandemia del Covid-19.
PANZARDI

En este contexto destacan que es deber ineludible de controlar y ejecutar todas las previsiones que sean imprescindibles para desalentar el aprovechamiento económico en el suministro de elementos de primera necesidad, a fin de que la asistencia imprescindible llegue a quienes más lo requieren.

La diputada fundamentó que “la crisis humanitaria impacta de lleno en los grupos sociales y económicos más vulnerables, quienes experimentan con crudeza las consecuencias de esta verdadera catástrofe. Es precisamente donde deben estar centrados todos los recursos del estado en alivianar la situación de cada una de las personas que lo componen, más allá de las medidas imprescindibles para evitar la propagación del virus”.

Al respecto agregó que “sin embargo, frente a este deber ineludible del estado, se antepone las conductas socialmente repudiables de quienes pretenden obtener un aprovechamiento económico con la necesidad de quienes necesitan imperiosamente de la asistencia para subsistir. Ante este lamentable panorama que nos toca padecer, es preciso aunar en esfuerzo y diligencia a fin de formular las acciones y los controles necesarios para posibilitar que el auxilio tenga el destino final previsto”.

En el Recinto

La diputada justicialista Claudia Panzardi, autora de la iniciativa fundó indicando que “la crisis humanitaria impacta de lleno en los grupos sociales y económicos más vulnerables, quienes experimentan con crudeza las consecuencias de esta verdadera catástrofe. Es precisamente donde deben estar centrados todos los recursos del estado en alivianar la situación de cada una de las personas que lo componen, más allá de las medidas imprescindibles para evitar la propagación del virus”. Sin embrago, “frente a este deber ineludible del estado, se antepone las conductas socialmente repudiables de quienes pretenden obtener un aprovechamiento económico con la necesidad de quienes necesitan imperiosamente de la asistencia para subsistir”. “Ante este triste panorama que nos toca padecer, es preciso aunar en esfuerzo y diligencia a fin de pergeñar las acciones y los controles necesarios para posibilitar que el auxilio tenga el destino final previsto. Para ello, requiero a mis pares, acompañen esta iniciativa y se incluya el recaudo mencionado en el punto 1º” argumentó.

La Cámara en comisión elaboró el dictamen correspondiente que fue aprobado en general y en particular.

Te puede interesar