“El daño material supera el millón de dólares”, aseguró el presidente de SECHEEP

CHACO 28 de septiembre de 2020 Por redaccion
Gaston Blanquet aseguró que se vivió un “evento muy grave”, y anticipó que la restitución total del material dañado podría tardar alrededor de tres meses, por lo cual remarcó que “no hay margen para otro evento de estas características”.
DSC_6001
foto Edgar Aguirre

El presidente de SECHEEP, Gastón Blanquet, se refirió al fuerte incendio ocasionado durante la madrugada del domingo en la central de distribución eléctrica que la empresa Transnea opera en Barranqueras y que dejó sin luz a una importante parte del Gran Resistencia, lo cual, si bien explicó fue una posible falla del sistema, anticipó que se encuentra en investigación desde el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE). 

“Es una falla muy común en una línea de SECHEEP que va a hacia Puerto Vilelas, es una línea muy larga que inclusive abarca zona rural de la localidad”, explicó Blanquet esta mañana en Radio Provincia, donde calificó el hecho como “un evento muy grave” mediante el cual “se han perdido las instalaciones y el daño de material supera el millón de dólares”. 

DSC_6000
FOTOS EDGAR AGUIRRE 

“La falla no es vista por los equipos electrónicos por algún problema que se está investigando, y eso produce una explosión en lo que se conoce como ‘el interruptor de esta línea’, eso conlleva a que se comience a incendiar un elemento accesorio al transformador de potencia, que nos alimenta todas las líneas de media tensión de Barranqueras, y ahí comienza el desastre”, explicó, y siguió “este equipo accesorio se prende fuego y explota, incendia el transformador que estaba al lado y los cortocircuitos que se producen dañan al transformador gemelo que está a 20 metros, y nos quedamos sin la ET transformadora de Barranqueras, lo cual alimenta toda la localidad, además son nuestras líneas de reserva en alta tensión, y nos deja sin servicio la planta potabilizadora de SAMEEP”. 

El incendio consumió “dos transformadores de 20 MVA que rondan el millón de dólares, más todas las celdas de 13,2 de la línea que explotó, que quedó indisponible e inutilizables porque se derritieron”, detalló el titular de SECHEEP, y explicó que la restitución de todo el equipamiento estará a cargo de la empresa Transnea, sin embargo, anticipó que esto “va a tardar meses”.  “Las maquinas una vez que se piden tardan 180 días aproximadamente en fabricarlas, si es que no hay stock disponible, lo que es muy difícil, no obstante, siempre hay máquinas de reservas”, aseguró. 

La demora estipulada se contempla en la restitución completa del equipamiento dañado, sin embargo, Blanquet explicó que la empresa cuenta con un transformador de reserva y un equipo de generación térmica -grupos electrógenos- con capacidad de uno de los transformadores. “Estamos resguardados, pero no hay margen para otro evento de estas características”, remarcó. 

En cuanto al origen de la falla, aseguró que “el operador no puede hacer prácticamente nada” ante ello, aunque detalló que al producirse se suelen enviar “alarmas” anticipatorias, lo cual es lo que está bajo análisis: “se está estudiando si esas alarmas llegaron, y si llegaron, por qué no se vieron” aseguró, y agregó que el ENRE es quien estará a cargo de la investigación. “Se comienza un proceso de informe que se audita y se aplica una multa si hubo culpa o negligencia”, señaló.

Continuidad de trabajos y el drama de las altas temperaturas
En relación a las tareas de verificación sobre conexiones ilegales en distintas zonas de la provincia –algo que trajo una serie de inconvenientes durante la semana pasada en un barrio de Resistencia-, el presidente de la empresa de energía chaqueña destacó que esto va a continuar su curso con “distintos tipos de abordaje contra las conexiones irregulares”. “Vamos a seguir con la política que veníamos aplicado debido a que es parte del sector comercial poder emprolijar esta situación que viene afectando hace muchísimos años a la empresa”, subrayó. 

“Nuestro trabajo es convertir las conexiones irregulares que ofrecen un peligro, y la mala calidad del servicio que se producen en los barrios porque estas conexiones no están registradas. Eso nos produce una recarga en el sistema, quema de cables, de transformadores, etc”, sostuvo. 

En ese sentido también hizo mención sobre las altas temperaturas que aquejan a la provincia en vísperas al arribo de un verano que se anticipa más caluroso de lo típico. “Nosotros estamos preparados para pasar estas altas temperaturas, no obstante, al incrementarse la demanda, cortes en baja tensión siempre aparecen, eso es normal”, explicó, y adelantó “tenemos reforzadas nuestras guardias y ya desde mediados de octubre se empiezan a duplicar las guardias operativas”. 

Te puede interesar