Confesó que mató a su empleado con un fierro y lo enterró en cemento tras un reclamo salarial

POLICIALES 16 de diciembre de 2020 Por redaccion
Se trata del caso que conmociona a Ituzaingó, en Buenos Aires.
I4KZNUOSPBE5TD6B4OEE7WG5SY_1608073165

La víctima es un pizzero que estaba desaparecido y cuyo cuerpo sin vida fue encontrado en un pozo, tapado con cemento, en el patio del local donde trabajaba.  

Finalmente el comerciante de Ituzaingó, en Buenos Aires, dueño de una pizzería en esa ciudad se quebró y confesó que fue el autor del crimen de uno de sus empleados, al que enterró en un pozo en el patio del local donde trabajaban.

La víctima es el pizzero Jorge Daniel Zagari, de 53 años de edad, y fue asesinado por su empleador con un fierro cuando fue a reclamarle por una deuda salarial. Estaba en relación de dependencia dentro negocio desde el año 2007.

Según el relato de sus amigos y familiares, la relación con su patrón se había tensado en los últimos meses. 

Lo cierto es que el dueño del comercio, de apellido Mieres, confesó la autoría del hecho ante la fiscal María Laura Cristini de la UFI N° 2 de Ituzaingó, que encabeza la investigación.  


En su declaración como imputado ante la fiscal, Mieres dijo que el asesinato se dio en el marco de una discusión muy fuerte, cuando su empleado llegó a su casa y le reclamó 30 mil pesos de sueldos adeudados, más el sueldo de este mes, que era de 56 mil pesos y el aguinaldo.

Mieres, de acuerdo a su relato, le respondió que no tenía la plata para pagarle, la conversación se tornó cada vez más agresiva y, según su propio relato, él reaccionó golpeándolo en la cabeza con un fierro hasta que murió.

La autopsia realizada al cuerpo de Zagari confirmó sus dichos, de acuerdo con lo que publica el portal Infobae.

Mieres cayó luego de una serie de inconsistencias en sus declaraciones que no convencieron a la fiscal, por lo que ordenó que allanaran su casa y local. Allí, los efectivos de la Policía Bonaerense encontraron el cadáver del pizzero dentro de un pozo tapado con cemento junto a una parrilla y un depósito.


La mujer de Mieres, y su hijastro, que se encontraban en la casa en el momento que se descubrió el cadáver, fueron aprehendidos por orden de la fiscal.

LA VOZ 

Te puede interesar