Trump firma un proyecto de ley de alivio del coronavirus y financiación del gobierno después de una larga demora

INTERNACIONALES 28 de diciembre de 2020 Por redaccion
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, promulgó el domingo por la noche el enorme proyecto de ley de financiación gubernamental y alivio del coronavirus de US$ 2,3 billones de dólares, evitando un cierre del gobierno que estaba programado para comenzar el martes y extendiendo miles de millones de dólares en ayuda por coronavirus a millones de personas.
el-presidente-de-estados-unidos-donald-trump

La firma de Trump del paquete de ayuda de covid de US$ 900.000 millones extiende los beneficios de desempleo para millones de trabajadores y contratistas independientes desempleados, así como para los desempleados de larga duración.

Los aproximadamente 12 millones de personas en dos programas clave de desempleo por la pandemia, que enfrentaban su último pago este fin de semana, ahora recibirán beneficios por otras 11 semanas. Además, todos aquellos que cobren pagos por desempleo recibirán un impulso federal semanal de US$ 300 hasta mediados de marzo.

Sin embargo, debido a que Trump no firmó el proyecto de ley el sábado, es probable que las personas en los programas de Asistencia por desempleo en pandemia y Compensación por desempleo de emergencia en pandemia no reciban un pago por la última semana del año. Y la mejora federal de US$ 300 puede durar solo 10 semanas en lugar de 11 semanas para la mayoría de las personas. Esto se debe a que los estados no pueden brindar beneficios durante semanas que comienzan antes de que se autoricen los programas, pero la legislación exige que los pagos adicionales terminen el 14 de marzo.

Además, debido a que el Congreso esperó hasta finales de diciembre para llegar a un acuerdo, aquellos que están en los dos programas de desempleo por la pandemia probablemente experimentarán una interrupción en los pagos de varias semanas mientras las agencias estatales reprograman sus computadoras. Pero los beneficios son retroactivos.

La legislación de ayuda por covid-19 fue aprobada por el Congreso el lunes y fue trasladada en avión a Mar-a-Lago el jueves para esperar la firma de Trump. Pero después de permanecer al margen durante las negociaciones, Trump surgió con una queja de último momento de que una disposición separada en el acuerdo, que la propia Casa Blanca del presidente ayudó a negociar, solo proporcionaría hasta US$ 600 en pagos directos. Trump quería enviar cheques de US$ 2.000. También se sintió ofendido con ciertos artículos que en realidad eran del paquete de gastos ómnibus y que había solicitado en su presupuesto anual al Congreso.


Trump señaló en un comunicado el domingo por la noche que firmó el proyecto de ley de alivio del coronavirus solo después de asegurarse un compromiso para que el Senado considere una legislación para aumentar los cheques de estímulo de US$ 600 a US$ 2.000. Sin embargo, el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, no hizo referencia a ese compromiso en su propia declaración el domingo por la noche elogiando al presidente por firmar el proyecto de ley de ayuda.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, aprovechó el pedido de Trump de la semana pasada por cheques de US$ 2.000 y el jueves llevó al pleno un proyecto de ley independiente que habría aumentado el monto de los cheques de ayuda. Los republicanos de la Cámara, sin embargo, se opusieron al proyecto de ley por preocupaciones sobre el déficit.

La Cámara liderada por los demócratas está lista para votar sobre la expansión de los pagos directos este lunes.

Al calificar la firma del presidente del proyecto de ley de ayuda como una «buena noticia» para los estadounidenses cuyos beneficios habían caducado, Pelosi dijo en un comunicado el domingo que Trump debería «llamar inmediatamente» a los republicanos «para que pongan fin a su obstrucción y se unan a él y a los demócratas en apoyo de nuestra legislación independiente para aumentar los cheques de pago directo a US$ 2.000».

Trump también afirmó que el Senado considerará una legislación que «deroga la Sección 230 e inicia una investigación sobre el fraude electoral», aunque no está claro cuál sería esa legislación. No hay evidencia de un fraude electoral generalizado en las elecciones de noviembre.

Trump vetó la semana pasada la Ley de Autorización de Defensa Nacional, que aprobaron ambas cámaras del Congreso con mayorías a prueba de veto, en parte debido a su frustración por la Sección 230, una ley que protege a las empresas de Internet de la responsabilidad por lo que se publica en sus sitios web, por ellos o por terceros. Se espera que la Cámara de Representantes actúe el lunes para anular el veto de Trump. Pero el líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, ha sugerido que muchos republicanos no votarán para anular el veto de Trump, a pesar de haber votado a favor del proyecto de ley, por lo que no está claro si el intento de anulación tendrá éxito o si el veto se mantendrá.

Trump también dijo en su declaración del domingo que enviaría una solicitud para que el Congreso recorte gastos específicos en el paquete de ayuda de covid y financiamiento del gobierno, un guiño a su letanía de quejas sobre la ayuda exterior. Pero esa solicitud, más allá de congelar nuevos gastos en los artículos especificados por un período de 45 días, no tendrá un efecto significativo. Trump estará fuera de su cargo antes de que el Congreso pueda actuar sobre cualquiera de sus solicitudes.

Se extienden beneficios de desempleo y protecciones de desalojo
El paquete de ayuda extiende dos programas que fueron parte de la expansión histórica del sistema de desempleo de la nación que el Congreso promulgó como parte de la Ley CARES de US$ 2 billones a finales de marzo.

El programa de Asistencia por desempleo en pandemia permitió a contratistas independientes, trabajadores autónomos, empleados por cuenta propia y trabajadores por proyecto calificar para recibir hasta 39 semanas de pagos. También abrió el programa a quienes no pueden trabajar debido a la pandemia, incluso si ellos o sus familiares están enfermos o en cuarentena o si las escuelas de sus hijos están cerradas.

Y el programa de Compensación por desempleo de emergencia en pandemia proporcionó 13 semanas adicionales de beneficios pagados a nivel federal a quienes se quedaron sin pagos estatales, que generalmente duran 26 semanas. Los programas técnicamente habrían expirado el 31 de diciembre.

La tercera medida de la Ley CARES – US$ 600 adicionales por semana en pagos federales – expiró a finales de julio.

El nuevo acuerdo de estímulo extiende los dos programas contra la pandemia hasta por 11 semanas. Cada uno se cierra para nuevos solicitantes el 14 de marzo, pero continúa hasta el 5 de abril para los solicitantes existentes que aún no han alcanzado el número máximo de semanas.

El paquete de ayuda también extiende la protección contra el desalojo hasta el 31 de enero y proporciona US$ 25.000 millones en asistencia de alquiler para aquellos que perdieron sus fuentes de ingresos durante la pandemia.

FUENTE CNN EN ESPAÑOL 

Te puede interesar