Desigualdad educativa en la CABA

NACIONALES 26 de abril de 2021 Por redaccion
Un relevamiento expone la falta de dispositivos y conectividad en niñas, niños y adolescentes de barrios populares
ESCUELA CABA

Un relevamiento realizado en barrios populares de la Ciudad de Buenos Aires muestra la falta de inversión y el desinterés del Gobierno porteño por un área tan sensible como la educativa: Durante el año pasado, el 54,2 por ciento de los NNyA que viven en barrios populares de la Ciudad mantuvieron contacto con la escuela únicamente a través de whatsapp; en el 58,8 % de los casos, hay un dispositivo que se comparte entre todos los miembros del hogar y sólo el 25,4 % de las personas en edad escolar cuenta con un dispositivo propio para realizar las tareas. El 14,6 % directamente no tuvo acceso a internet. 

El informe fue realizado por el área de educación de la Universidad Popular de Barrios de Pie (Somos) y contempla una muestra de 1006 encuestados, en un total de 9 barrios populares de la Ciudad de Buenos Aires.
 
“La pandemia expuso como nunca la desigualdad tecnológica que existe entre los niños, niñas y adolescentes porteños. A más de un año de comenzada la pandemia en nuestro país, en el distrito con mayor presupuesto no se ha querido resolver el problema de los dispositivos y la conectividad para que todos y todas las estudiantes puedan continuar educándose desde sus hogares”, aseguró Laura Velasco, presidenta de la Comisión de Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud de la Legislatura porteña. 

Y continuó: “Por el contrario, en un contexto como el actual, con un aumento preocupante de casos que afectan cada vez más a nuestros pibes y pibas, con hospitales y clínicas colapsados, el Plan Sarmiento sigue discontinuado y pretenden mantener las escuelas abiertas como la única alternativa para sostener la escolaridad. Eso no es darle importancia a la educación; se llama falta de inversión y desinterés, además, de oportunismo político para polemizar con el Gobierno nacional en un año electoral, sobre un tema que debería ser política de Estado”.

A principios de este año, el Ejecutivo porteño recortó 371 millones de pesos al Plan Sarmiento -programa a través del cual se entregaban computadoras a las y los estudiantes- para transferirlo al sector privado. A su vez, a fines del 2020, ya había reducido en un 70 % el presupuesto en infraestructura escolar y votado, haciendo uso de su mayoría automática en la Legislatura, el presupuesto más bajo de la historia de la ciudad para el área educativa. Desde que el macrismo comenzó a gobernar la Ciudad de Buenos Aires en 2007, primero con Mauricio Macri y luego con Rodríguez Larreta, se perdieron más de 10 puntos de presupuesto educativo: Del 27, 80 % al 17, 18 %.

Al respecto, la legisladora de Somos/FdT presentó un proyecto en el que solicita información sobre los recursos dispuestos por el Ministerio de Educación e Innovación de la Ciudad para garantizar el acceso a dispositivos tecnológicos y conectividad de todas las infancias y adolescencias, en especial aquellas que se encuentran en situación de vulnerabilidad.

La encuesta también expone otras de las cuestiones que la pandemia vino a visibilizar con mucha fuerza: la enorme desigualdad respecto a la división de las tareas de cuidado, tanto en el hogar como a nivel social: En un 51,6 % el acompañamiento de las tareas escolares estuvo a cargo de la madre; en un 15,4 % fue compartido y en apenas el 10,8 %, la ayuda la brindó el padre. 

El estudio, además, pone en valor el rol de las promotoras de educación en las tareas de acompañamiento que han sido fundamentales para sostener la continuidad pedagógica en los barrios: El 59,8% de los consultados afirmó valorar el apoyo extraescolar. “Por eso junto a Maru Bielli presentamos un proyecto para que se implemente un programa de apoyo escolar barrial reconociendo la tarea de las promotoras de educación de los barrios populares y de estudiantes de profesorados voluntarios. No sólo describimos los problemas, tenemos propuestas que el oficialismo de la Ciudad no pone en tratamiento”, explicó Velasco.

“En definitiva, lo que comprueban estos datos es la desigualdad educativa que tenemos en la Ciudad de Buenos Aires, que se pone de manifiesto con mayor crudeza cuando necesitamos seguir estudiando a través de la virtualidad o de manera combinada, alternando presencialidad y la virtualidad. Ahí, a pesar del compromiso de las y los docentes, la falta de herramientas para que los niños, niñas y adolescentes de nuestros barrios populares sigan educándose se hace muy evidente”, completó.

La presentación oficial de este informe, organizada por la Universidad Popular de Barrios de Pie junto a la presidencia de la Comisión de Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud de la Legislatura porteña, se realizará de manera virtual el miércoles 28 de abril a las 18 horas. Podrá verse en vivo por YouTube y contará con la participación de legisladores y legisladoras de la comisión de Educación y representantes de colectivos educativos y gremios docentes de la CABA. 

Te puede interesar