Especialistas alertan el riesgo sanitario y ambiental que traerá la instalación de mega granjas porcinas

SALUD 26 de agosto de 2021 Por redaccion
Un investigador de la Universidad Nacional del Nordeste explicó en detalles lo que puede significar instalar factorías porcinas en Argentina.
DSC_3928
FOTO MASCONTENIDOS.NET

En medio de un debate social por la instalación de mega granjas porcinas en Argentina y más precisamente en la provincia del Chaco, especialistas afirman que hay un “riesgo latente” en la proliferación de enfermedades que deriven en pandemia como consecuencia de la cría a gran escala de ganado porcino.

 
Esos son los riesgos que podrían generarse a partir del acuerdo que la Argentina cerrará con la República Popular China para la instalación de 25 factorías para producir carne porcina en el territorio nacional.

A contramano de lo dicho hasta el momento, en donde se hizo hincapié en el rédito económico y laboral que traerá el acuerdo, la doctora Luz Piedad Romero Duque, experta en cuestiones ambientales y en servicios ecosistémicos de la Universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales (UDCA) de Colombia y el doctor Oscar Luis Pyszczek, graduado y ex docente e investigador de la Facultad de Humanidades de la UNNE, radicado actualmente en Colombia, se refirieron a los riesgos ambientales y sanitarios que un proyecto de esta magnitud puede ocasionar.

Con algunos requerimientos ambientales que solicitaría la Argentina, el acuerdo se firmaría en los próximos meses. Lo que se conoce hasta el momento es que se producirá carne porcina que se destinará totalmente al mercado asiático. La inversión que realizará China superaría los 3.700 millones de dólares a desembolsarse en cuatro años. Esto implicaría la instalación de 25 granjas o factorías básicamente en la zona norte del territorio, con 12 mil madres cada una que generarán alrededor de 900 mil toneladas por año.

"Lo que no fue expuesto abiertamente a la opinión pública son las implicancias sanitarias ambientales que este tipo de mega producciones ocasionan. Sin la convocatoria de audiencias públicas previas nada parece frenar el proyecto para que en la Argentina se produzca carne para alimentar al pueblo chino", mencionaron los especialistas.

El doctor Pyszczek asegura que hay “riesgo latente” de la generación de enfermedades que deriven en pandemias como consecuencia de la producción a gran escala de carne aviar, vacuna y porcina como es este caso.
“La bibliografía científica especializada habla de un potencial pandémico en producciones de estas características. El riesgo es directamente proporcional a la magnitud del emprendimiento y a la circulación que puede generar la contaminación de la producción”. Como base de consulta referencial, el investigador remite al trabajo realizado por un equipo de científicos denominado “La Salud hecha un chiquero”.

"El factor de peligro es que el uso crónico de antibióticos -para combatir este tipo de enfermedades- hace que las bacterias muten y se vuelven resistentes. En estos lugares se gestan las zoonosis que saltan del reino animal al humano. Los estudios demuestran que la esperanza de vida disminuye considerablemente cuando las bacterias se hacen resistentes a los antibióticos", explicó Pyszczek.

“Si bien se habla de exportación de carne, nada se dice de la importación de insumos que la actividad requiere y con eso hablamos del material genético, hormonas, antibióticos, etc. La circulación de estos productos puede generar la contaminación de agua y suelo con residuos tóxicos”, expresó Luz Piedad Romero Duque.

 

Por otra parte, sostuvo que los indicadores de la salud ambiental es la calidad del aire. "Los olores que emanan de las mega factorías son más intensos por la mezcla de más de 300 compuestos durante el proceso de cría que dañan la salud de las comunidades que se encuentran en su entorno".  

“Ni hablar de las aguas y los suelos que se contaminan no solo por los desechos de los animales, sino por otros tipos insumos que se utilizan en esta actividad económica como hormonas, antibióticos que al fin y al cabo terminan en los suelos, y que por el ciclo natural, llegan a las napas freáticas, a los ríos y al final el impacto que en un principio se limitaba a lo local termina afectando un área regional”, agregó Pyszczek.
  

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar