Denuncian por trata al entorno de Maradona

POLICIALES- JUDICIALES 07 de octubre de 2021 Por redaccion
La víctima cubana del ídolo pidió ser querellante en la Justicia federal. Pidió que se investigue a funcionarios de Migraciones
mavy-diego-maradona

El lunes por la mañana, Mavys Álvarez Rego, la víctima de Diego Maradona que sufrió un vínculo abusivo con el ídolo en su período cubano a comienzos del siglo, tomó un paso decisivo en la Justicia argentina. Pidió formalmente convertirse en querellante en la causa en manos del Juzgado Federal N°10 por trata de personas al ex entorno del ídolo, con ella como víctima, representada por los abogados Gastón Marano y Marcela Scotti.

La denuncia había sido hecha ante la PROTEX -el ala de la Procuración que investiga delitos de trata- por Fernando Míguez, de la ONG Fundación por la Paz y El Cambio Climático, que estipulo que podría haber existido ese delito cuando Álvarez fue trasladada a la Argentina. Entre los acusados se encuentran Guillermo Coppola, Mariano Israelit, Omar Suárez -cara visible del local nocturno Cocodrilo-, Carlos Ferro Vieira, entre otros que acompañaban al Diez. Luego, la PROTEX decidió enviar la denuncia a sorteo en la Cámara Federal. Así, recayó en manos del juez Julián Ercolini.

Al enterarse de la denuncia, Mavys pidió integrar la querella.

Hoy, mientras la víctima de Maradona espera una resolución del juez Ercolini, se obtuvo una imagen de su visa de aquel entonces con la que entró a la Argentina, válida hasta el 9 de febrero de 2002, por un total de 90 días. El documento cuenta con el nombre y sello del diplomático Eduardo Porretti.

El pedido para ser considerada querellante fue presentado por sus abogados Juzgado Federal N°10, con un escrito que incluye el testimonio de Mavys desde Miami, con palabras particularmente duras. En ese relato, sugiere la cadena de responsabilidades que la convirtieron en una supuesta víctima podría ir mucho más allá de Coppola y otros. Apuntó, precisamente, a la Dirección Nacional de Migraciones en aquel entonces, que habilitó por lógica su entrada al país.

“Agrego, asimismo, que entiendo se debe investigar también la conducta de los funcionarios de la Dirección Nacional de Migraciones que autorizaron mi ingreso y egreso a la Argentina, en tanto era menor, viajé absolutamente sola, y no contaba con documentación suficiente para hacer dichos cruces. El ingreso y el egreso fueron coordinados con una persona con la que hablé al llegar. Esto me hace estar convencida de que existió una connivencia entre funcionarios públicos cubanos y argentinos para permitir mi traslado e ingreso”, aseveró.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar