El gasoducto “Néstor Kirchner” incrementará la capacidad de transporte y el desarrollo de las industrias y economías regionales

POLITICA 21 de abril de 2022 Por redaccion
“Ya no nos alcanza que el gas llegue al centro del país, necesitamos que llegue a cada rincón de la Argentina para que allí puedan establecerse industrias que produzcan y den oportunidades a quienes viven en esta Argentina del centro y las periferias”, enfatizó el presidente Fernández.
6261af4880c1f949786674

El presidente Alberto Fernández encabezó este mediodía en el yacimiento Loma Campana en Vaca Muerta, provincia de Neuquén, la puesta en marcha de la construcción del gasoducto “Presidente Néstor Kirchner”, que permitirá ampliar la capacidad de transporte de gas, el abastecimiento interno y la integración energética nacional a través de una inversión aproximada de 3.400 millones de dólares que será financiada con fondos del Tesoro y del Aporte Solidario y Extraordinario.

“Hoy estamos poniendo en valor algo muy importante para el desarrollo de la Argentina, porque no hay posibilidad de que el país se desarrolle sin industria, ni que la industria crezca sin energía, ni que esa energía salga de otro lugar que de suelo argentino”, dijo el mandatario acompañado por los gobernadores de Neuquén, Omar Gutiérrez, y de Buenos Aires, Axel Kicillof; el secretario de Energía, Darío Martínez, y el presidente de YPF, Pablo González.

Al referirse a la importancia del rol de YPF en el desarrollo del autoabastecimiento, el Jefe de Estado afirmó que “esta empresa debe ser orgullo de todos los argentinos y es esencial que siga creciendo, investigando, produciendo, buscando petróleo y gas, y que puedan distribuirlos a lo largo de toda la Argentina para que el país crezca federalmente”.

"Ya no nos alcanza que el gas llegue al centro del país, necesitamos que llegue a cada rincón de la Argentina para que allí puedan establecerse industrias que produzcan y den oportunidades a quienes viven en esta Argentina del centro y las periferias”, enfatizó el presidente Fernández.

En tanto, en una comunicación grabada desde Washington, el ministro de Economía, Martín Guzmán, expresó que se trata del “proyecto de infraestructura más importante de la Argentina”. “No hay nada más transformacional para la estructura productiva y la macroeconomía que acelerar el desarrollo del sector energético”, ya que “nos va a permitir darle más competitividad a todo el sistema productivo, y en particular a nuestra industria, y poder lidiar de una forma más eficaz con la restricción externa”, explicó.

En su exposición, el secretario de Energía remarcó que “YPF es la locomotora que tracciona la industria” y celebró que hace unos días se cumplieron 10 años de la decisión de declarar de interés público nacional el autoabastecimiento de hidrocarburos y de que el Estado nacional haya recuperado el control de la petrolera. “Hoy, la construcción de este gasoducto nos permite seguir en esa senda de soberanía energética”, destacó.

A su vez, Pablo González resaltó que este año “YPF logró una gran recuperación” y detalló que ha previsto un alza del 8 por ciento en barriles equivalentes, cifra que representa “el crecimiento orgánico más grande de los últimos 20 años”. “Hemos sustituido un 229 por ciento el nivel de reservas, hemos bajado nuestra deuda casi en 1.600 millones de dólares y estamos pensando en seguir reconstruyendo, y por eso tenemos un presupuesto que pasó a 3.700 millones de dólares, con un crecimiento interanual del 42 por ciento”, precisó.

Cómo será la obra
El nuevo gasoducto se construirá en dos etapas: la primera, cuya finalización se estima para el invierno de 2024, conectará el parque industrial Tratayen, emplazado en el corazón de Vaca Muerta, con la ciudad bonaerense de Salliqueló, cubriendo una distancia de 558 kilómetros y expandiendo el suministro de gas en 22 millones de m3/día a usuarios y usinas de AMBA, además de reemplazar importaciones de combustibles.

Este tramo tendrá un costo aproximado de 1.500 millones de dólares que será financiado con fondos del Tesoro Nacional y del Aporte Solidario y Extraordinario para ayudar a morigerar los efectos de la pandemia (Ley 27.605), creado en diciembre de 2020 con el fin de aliviar los efectos de la pandemia del COVID-19 en el empleo y la producción.

Para el invierno de 2023, antes de la ejecución de las obras de compresión previstas para este segmento, el gasoducto ya aportará 11.000.000 m3/día de nueva capacidad.

Mediante una extensión de 467 kilómetros, la segunda etapa permitirá llegar con gas natural a San Jerónimo (sur de la provincia de Santa Fe), sumando otros 17 millones de m3/día y abriendo la posibilidad de abastecer a grandes ejes urbanos e industrias del centro y norte del país, como así también la oportunidad de exportar los excedentes a Brasil y Chile.

Te puede interesar

Boletín de noticias

IMG_20210614_083613_494

Te puede interesar