"LA LIMOSNA DE LOS POLITICOS MATA": Tres Niñas wichis de salta perdieron la vida por deshidratación en los últimos 15 días: " La entrega de un bolsón de comida no resuelve los problemas estructurales"

POLITICA 10 de mayo de 2022 Por redaccion
¿Cómo se mide la pobreza en un población? ¿Por la cantidad de comidas que hacen al día las personas? ¿Por la capacidad de consumo que tienen? En Salta, en las comunidades originarias del norte de la provincia, la pobreza se mide en muertes infantiles
POBRES

¿Cómo se mide la pobreza en un población? ¿Por la cantidad de comidas que hacen al día las personas? ¿Por la capacidad de consumo que tienen? En Salta, en las comunidades originarias del norte de la provincia, la pobreza se mide en muertes infantiles: tres niñxs perdieron la vida por deshidratación en los últimos quince días. Una criatura de ocho meses, una de dos años y otra de tres años, de las localidades de General Mosconi y General Ballivián (Departamento San Martín).
“Estos casos no salieron en nigún medio, ni siquiera local”, advierte Laurentina Nicacio, mujer wichí que acompaña a familias en situaciones críticas y preside la Fundación Juala. ¿Cuál es el cuadro de situación general? “Hace falta más contención hacia las madres, muchas sufren todo tipo de violencias en sus casas porque conviven con su agresor y tienen demasiados problemas para criar a sus chiquitos. Todo esto tiene que ver con las dolencias que están viviendo en las comunidades, por lo menos uno de cada cinco chiquitos de la familia tiene una patología o discapacidad que requiere más atención. También tiene mucho que ver con que en los centros de salud no reciben la atención que corresponde. En la zona de General Ballivián donde vivo, cada vez que hay una emergencia la ambulancia tarda una hora en llegar”.
Las estadísticas oficiales del Ministerio de Salud Pública de Salta mencionan la mortalidad infantil, pero no ponen la lupa en cuántas de esas muertes se producen por desnutrición o deshidratación, consecuencias de la pobreza estructural, la falta de acceso al agua potable y al sistema de salud que sufren las comunidades. Según datos del Indec, en el segundo semestre de 2020 el 41,7 por ciento de la población de Salta se encontraba en situación de pobreza y el 10,3 por ciento en la indigencia. Esta situación afecta especialmente a las infancias.
Edith Martearena, comunicadora de la Radio comunitaria Radio Comunitaria La Voz Indigena 95.5 , asegura que tanto en Tartagal como en Embarcación (otras zonas críticas del norte salteño) también hay niñxs que sufren desnutrición y, en varios casos, murieron por esa causa. ¿Quién contabiliza estas muertes en la Argentina de la indignación por redes sociales, las especulaciones sobre el dólar y los cruces verbales de la clase dirigente con despacho en Buenos Aires?
Edith reclama: “Es necesario que se implementen políticas públicas que favorezcan a las comunidades. Siempre se focaliza en lo que se dice desde el mundo blanco, pero no se termina de entender nuestra realidad. La entrega de un bolsón de comida o un módulo alimentario que les dan a las comunidades una vez por mes es una política pública que no resuelve sus necesidades porque sus problemas son estructurales ¿Cuántos días puede comer con eso una familia de ocho personas? Esas políticas públicas se han pensado desde el punto de vista blanco, entre cuatro paredes. Creen que con un kilo de arroz, un aceite, una leche, un puré de tomate y una sémola van a satisfacer el hambre de los pueblos”.
En 2018 se detectaron 1.640 casos de niñxs (de 0 a 5 años) con desnutrición, de los cuales el 47 por ciento vivían en la zona sanitaria Norte de la provincia, de acuerdo con el Ministerio de Salud Pública provincial. Del total de casos reportados, 1.462 tenían bajo peso y 178 tenían muy bajo peso. Más datos del Indec: la tasa de mortalidad infantil provincial (que mide la mortalidad durante el primer año de vida) es de 10 por cada 1.000 nacidos vivos y se coloca por encima de la tasa nacional (8,8 por cada 1.000),
La Asociación Civil por la Igualdad y Justicia (ACIJ) asegura que en algunas áreas del interior provincial la mortalidad infantil llega a doblar el promedio de la provincia como en Coronel Juan Solá o Morillo (pueblo del departamento Rivadavia), que registra una tasa del 26,6; Nazareno (en Santa Victoria Oeste), con el 19,2; Santa Victoria Este (también en Rivadavia, pero en el extremo noreste), 18,9, y Metán (en el sur provincial), con una tasa del 18,1.
Son datos publicados por el Ministerio de Salud Pública de Salta en 2018. La situación que se agrava día a día, bien lejos de las preocupaciones de la argentinidad blanca que ejecuta políticas públicas a partir de estadísticas. El detalle es que detrás de esas estadísticas hay vidas que se pierden. Infancias robadas sin costo político ni social. Muertes que no son noticiables ni caben en las promesas de campaña.

REVISTA CITRICA 


Foto: Cruz Roja Argentina

Te puede interesar

Boletín de noticias

IMG_20210614_083613_494

Te puede interesar