Comedores fantasmas: el Gobierno denunció que más de mil merenderos que recibían ayuda del Estado no existen

POLITICA 13 de mayo de 2024 redacción redacción
Sandra Pettovello

El Ministerio de Capital Humano presentó una nueva denuncia penal, donde solamente se pudo confirmar el 52,3% de los establecimientos asistenciales. Los restantes no funcionan más como tal y no se encuentran en sus direcciones.

El Ministerio de Capital Humano lanzó una denuncia penal tras descubrir que casi la mitad de los comedores que formaban parte del Plan Nacional Argentina Contra el Hambre no existían realmente.

Según las autoridades, la gestión anterior no llevó a cabo los controles necesarios, lo que permitió que estas irregularidades pasaran desapercibidas. Los resultados de las auditorías, basadas en el Registro Nacional de Comedores y Merenderos Comunitarios de Organizaciones de la Sociedad Civil (RENACOM), sacaron a la luz una serie de inconsistencias preocupantes que sacudieron los cimientos del programa diseñado para garantizar la seguridad alimentaria de los sectores más vulnerables de la población.

El programa Argentina Contra el Hambre, presentado en enero de 2020 como una medida urgente para abordar la crisis alimentaria exacerbada por la pandemia, se suponía que proporcionaría una red de apoyo vital para los comedores comunitarios.

Sin embargo, las revelaciones recientes sugieren que el proceso de validación de estos comedores dejó mucho que desear. Se constata que el proceso de validación de los comedores constaba de tres etapas: preinscripción, validación y matriculación, pero se encontró que muchas de estas entidades no pasaron adecuadamente por estos filtros.

Según la denuncia presentada por la secretaría legal del ministerio de Capital Humano, el 32% de los comedores no están operativos, mientras que el 25% de los datos de preinscripción no coinciden con la realidad.

Además, casi el 16% declaró una dirección en la que nunca funcionó un comedor. Estas revelaciones plantean serias dudas sobre la eficacia del proceso de selección y control implementado por la administración anterior.

Entre los casos más destacados se encuentra el del comedor "Gauchito Gil", que al ser investigado resultó ser un barrio privado, y "Sol de Barrio", cuya ubicación no pudo ser determinada y cuyos vecinos afirman que nunca hubo un comedor allí. Incluso hay casos en los que los lugares ni siquiera están identificados por nombre en el registro, sino solo por número de expediente, y que al ser inspeccionados se demostró que tampoco existían.

En la denuncia, desde Capital Humano señalaron que "Conquistando Sonrisas"; "Pequeños Gigantes de Quilmes"; "Cielos Abiertos"; "Luz de Luna de Pereyra"; "Esperanza"; "Los Peques de San Alberto"; "Luz y Esperanza"; "No Funciona Como Tal"- son algunos de los ejemplos de supuestos comedores que no existían en los domicilios declarados.

Con el programa Argentina Contra el Hambre bajo escrutinio, el Gobierno acusó a la gestión anterior de no cumplir con sus deberes como funcionarios públicos y de cometer fraude contra la Administración Pública.

La falta de controles adecuados permitió que, incluso después de la matriculación, algunos comedores no funcionen como tal o nunca hayan existido en las direcciones declaradas.

"La ausencia de control en los dineros estatales se refleja en la imposibilidad material de poder controlar y/o inspeccionar debidamente los beneficios que se otorgaron, y/o si los comedores beneficiarios de las mismas fueron correctamente seleccionadas a tal efecto; o bien, si aquellos tenían algún tipo de incompatibilidad que tornara ilegal dicho otorgamiento", relata la presentación judicial.

Te puede interesar
Lo más visto